Cheval Blanc, la bodega ultramoderna que se fusiona con el castillo del siglo XIX

Con una arquitectura aerodinámica y modernista, la bodega de Cheval Blanc se integra al histórico chateau de Saint Emilion en Francia

En Saint Emilion, la región vitivinícola de Burdeos (Francia) se encuentra la modernísima Bodega Cheval Blanc, construida en 2011 y que se fusiona en el paisaje con el chateux Cheval Blanc que data del siglo XIX y es Patrimonio de la Humanidad.  Sus tierras limitan con Pomerol, otra de las famosas zonas vitivinícolas de Francia y el  vino Cheval Blanc es uno de los únicos que recibe el más alto rango, Premier Grand Cru Classé (A) en la clasificación del vino de Saint Emilion.

La nueva bodega diseñada por Christian de Portzamparc, ganador del Premio Pritzker, tiene techos en forma de onda y parece  una escultura aerodinámica en lo alto de las viñas que contrasta pero se adapta de una manera muy peculiar con el paisaie histórico del castillo. El arquitecto imaginó un edificio que sobresale del castillo y se abre a su entorno. El sótano presenta dos enormes olas de hormigón blanco que se elevan. En interior  Portzamparc proyectó un increíble espacio curvo para optimizar la oxigenación de los vinos. Hay un jardín de hierbas salvajes en lo alto de esta colina artificial. La bodega se ilumina con luz natural y tiene un diseño puro y simple que parece fuera de tiempo. A mitad de camino entre el interior y el exterior, la bodega es un lugar de transmutación e interacción con la naturaleza. Aquí es donde se hace el vino excepcional y donde, a través de la arquitectura, la modernidad se reúne con la experiencia de siglos de antigüedad.

PUBLICIDAD

Château Cheval Blanc tiene un terruño único en Saint-Emilion. Mientras que la mayoría de las fincas de la zona tienen suelo de piedra caliza, la formación de suelo de Cheval Blanc tiene una textura variada que no incluye piedra caliza. Sin embargo, lo que destaca a este suelo, y lo hace único en Saint Emilion, es la idéntica proporción de grava y arcilla. Este don de la naturaleza es esencial para comprender la historia de la finca y las características de sus vinos.

Los archivos muestran que las vides se han cultivado en Cheval Blanc al menos desde el siglo XV. Dos viticultores vivían a jornada completa en la estancia poco tiempo antes de la Revolución Francesa. Esto era muy inusual en ese entonces momento, lo que refleja que el terroir era muy valorado.

La bodega de 6.000 m² alberga una instalación de vinificación de vanguardia. A pesar de su enorme tamaño, el edificio transmite un ambiente suave e íntimo.

 

Te puede interesar
Vinos

Vivanco: El mejor museo del vino del mundo

Vinos

La revolución de los blancos argentinos

Vinos

Antigua Bodega en San Juan: historia, vino y arte en sus cavas subterráneas