Tendencias del vino: Lo que ellas prefieren…

Guarda 14 abordó a un grupo de mujeres vinculadas directamente al mundo del vino de manera profesional y otras al consumo y el entusiasmo por conocer más de la Bebida Nacional ¿Qué les gusta?

Sebastián Pérez Dacuña
colaborador Especial Guarda 14

Según el Informe “36 respuestas a preguntas básicas sobre la vitivinicultura argentina”, publicado este año por el Observatorio Vitivinícola Argentino, dependiente de Coviar, el 40% de los consumidores habituales de vino son mujeres (aunque en promedio beben menor cantidad).

Adriana Martínez, presidente de Amuva (Asociación de Mujeres del Vino de Argentina) explica: “La mujer ya ocupa un lugar preponderante dentro del universo consumidor de la Bebida Nacional. Actualmente consume todo tipo de vinos, si bien hasta no hace mucho eran blancos y blancos dulces, hoy se animan a los tintos, a vinos de guarda. Lo veo constantemente en las ferias, exposiciones y eventos que se hacen de vinos en Mendoza y en todo el país. Ya dejaron de ser los blancos de consumo exclusivo de las mujeres. Aunque, también hay que reconocer que el consumo de vinos gasificados y dulces, como los tardíos,  y rosados ha crecido y es gracias al mundo femenino especialmente, como también los espumantes”.

PUBLICIDAD

Por su parte Daniela Tiezzi, enóloga y responsable de control y aprobación de productos ecológicos del INV, aporta un dato más: “El torrontés es otro de los varietales que está siendo de la predilección de las mujeres”. Y agrega: “En mi opinión hay algunos espumantes o gasificados y blancos específicos para mujeres, pero ya están pasados de moda”.

Valeria  Sereno, que no está más ligada al vino que por el consumo y es licenciada en Kinesiología y fisioterapia asegura: “Muchas mujeres eligen la cerveza y otras, espumantes. A veces me llama la atención verlo en mendocinas. Lo contradictorio es que cuando voy a otro lugar del país, sin tanta cultura vitivinícola, me encuentro con amigas o familiares que sí toman vino”.

El 40% de los consumidores habituales de vino son mujeres.

 

Asimismo, Virginia Anze, licenciada  y profesora de comunicación y comunity manager de Amuva, se anima a tirar a la mesa nombre propios: “En el consumo por parte de las mujeres para mí se destacan el malbec y el pinot noir, suelen ser favoritos no sólo en mi caso, sino en muchas mujeres con las que comparto. Hay que desterrar el mito que a las mujeres les gustan más los vinos suaves y dulces.

Fátima Villagra, empresaria  y también entusiasta del vino asegura: “Hay una inclinación por los vinos espumantes o blancos como el chardonnay. También buscan algunas etiquetas. Aunque creo que se están animando a probar algunos blends y variedades tintas como el cabernet franc.

De esta manera, se puede ir configurando un nuevo mapa de la mujer como consumidora, con puntos ya colonizados, asimilados e inclusive probados y nuevas fronteras que están siendo exploradas y algunas que quedan aún por explorar.

 

Van por más… 

El panorama de mujeres consumiendo vino es bueno y va en franco crecimiento, pero… ¿Cómo o con qué entusiasmar a una mujer que aún no lo ha hecho  para que ingrese a este fascinante mundo del vino?

Adriana Martínez opina que hay distintas acciones que pueden sumar consumidoras para el vino “utilizando las redes sociales para invitar participen de promociones, premios, concursos o trivias sobre el vino, tarjetas de descuento en vinotecas, degustaciones destinadas solo a mujeres”.

Es que todo suma a la hora de promocionarse: las degustaciones, los eventos, una reunión familiar y hasta, por supuesto, las redes sociales. Inclusive acuerdos de las bodegas con tiendas de indumentaria o cosmética, para promocionar una etiqueta nueva o clásica. “Por qué no en los restaurantes ofrecer descuentos por mesas de mujeres con menús que incorporen vinos a los platos”, agrega Martínez.

 

Asociación de Mujeres del Vino de Argentina hace acciones para que las mujeres se acerquen y conozcan más sobre el vino

 

Es que el vino tiene innumerables aristas para ser promocionado y la mujer es un terreno fértil para, que como consumidora, se sume a las bondades que ofrece este producto.  No es descabellado pensar que incluso en avisos publicitarios se profundice el mensaje de que el vino es un alimento saludable en consumo moderado y acompañando las comidas. En esa sintonía se expresa la kinesióloga Valeria Sereno: “Hacer degustaciones para concientizar la importancia del vino tinto en nuestra salud, no sería una mala idea para motivar a las mujeres a que consuman”.

Por otra parte, Karem Moreno, enóloga bodega Renaissance, insiste: “Para que las mujeres se 'enganchen' con el vino es necesario sumarla a eventos que salgan del marco tradicional, romper esquemas, el hecho de que sea todo o casi todo formal tiende a ser poco atractivo. Hay que romper con la idea de 'tomar solo un vino en una cena formal, de trabajo o algo similar'. Yo auguro eventos en los que se junten un grupo de amigas y sea divertido tomar una copa, charlar, comer algo, escuchar buena música e ir cómoda”.

Por su parte la licenciada en administración, Laura Barta, y la profesora de inglés Helen Montecino abordan otro de los temas que le “restan” al consumo, el prejuicio de no saber y el precio de los vinos. “Creo que es importante desterrar la idea de que un buen vino es el que es muy caro, y a veces no es agradable para paladares no entrenados. Motivo que lleva a que no vuelvan a consumir, ya sea por el costos o porque no les gustó. Al romper con estos prejuicios, las mujeres van a consumir, pero es preciso que aprendan”, asegura Barta. Por su parte, Montecino advierte: “Las mujeres en términos generales están ávidas por aprender y quieren manejar los mismos conocimientos q los hombres y disfrutar de los vinos manejando ciertos conceptos técnicos. Las mujeres quieren probar todo, pero -en muchos casos- todavía no tienen un paladar acostumbrado y entrenado”.

 

Carmen Pérez*: “Las mujeres representamos una oportunidad estratégica” 

En términos de mercado, 4 de cada 10 consumidores de vinos son mujeres. Respecto del tipo de vinos, las preferencias entre hombres y mujeres no son significativas, según datos del estudio de perfil de consumidores que realizamos en 2015 en el Fondo Vitivinícola. Allí advertimos que si bien consumen menos bebidas alcohólicas en general, las mujeres representamos una oportunidad estratégica. Algunas de las demandas que este grupo no ve totalmente resueltas en la oferta actual tiene que ver con la mejor ecuación precio-calidad y rendimiento, teniendo en cuenta que las amas de casa con las grandes decisoras de la compra. Aquí tienen una oportunidad los envases de gran calibre: bag in box y botella de 1.250/1500 cc. Por otro lado, hay una oportunidad en los vinos menos alcohólicos, tipo "tinto de verano". Sin duda, los frizantes y su buen desarrollo de mercado han sabido comprender las exigencias de buena parte del mercado femenino: tienen empaque atractivo, son frescos, livianos, generalmente dulces y con esas burbujas que los hacen irresistibles.

 

* coordinadora de Comunicación del Fondo Vitivinícola Mendoza

Te puede interesar
Vinos

Gustavo Agostini, el mendocino que hace espumantes en la India

Vinos

Finca Blousson se proyecta al mundo, ahora en manos de Chateau La Coste

Vinos

Catamarca tendrá su primera "Noche del Vino"