Una bodega y tres opciones diferentes de maridaje

En Valle de Uco, Andeluna propone disfrutar no sólo de la gastronomía, sino también de cada uno de sus ingredientes.

Gualtallary posee un suelo que le confiere cualidades especiales al vino. Se caracteriza por su altitud y gran amplitud térmica con suelos pedregosos y aluvionales que ofrecen vinos frescos y minerales.

Sobre este excepcional terruño se asienta la finca de 80 hectáreas de Bodega Andeluna, un proyecto que nació en el año 2005 y permanece en continua evolución.

PUBLICIDAD

Su restaurante a cargo del chef Santiago Orozco Russo propone tres opciones para disfrutar del paseo en el Valle de Uco: un menú de seis pasos, un menú criollo o un menú liviano para dos personas que se sirve en los jardines a modo de tapeo.

La propuesta gastronómica nace de la cocina argentina, con ingredientes regionales y recetas que nacieron entre el cruce de tradiciones inmigrantes y autóctonas.

En su cocina, el chef  utiliza productos preferentemente orgánicos, de la huerta ubicada a 5km de la bodega, razón  por la cual el menú cambia en cada estación dependiendo de los cultivos de la temporada.

El menú de seis pasos permite apreciar una gastronomía creativa diseñada especialmente para maridar la línea alta gama de Andeluna.  Sopa de maní y piel de papa especiada acompañan el Andeluna Altitud Chardonay 2012; Berenjenas, zucchinis, tomates, cebollas, queso de cabra mendocino y oliva de Arauco se maridan con Andeluna 1300, Malbec Rosé 2014, mientras que el Cabernet Sauvignon 2015 llegan junto con el pastel de conejo orgánico en Chardonnay con masa de maíz api y puré de papa y remolacha.

El cuarto paso es un lomo vacuno, hinojos braseados con pasas de uva, almendras, chutney de manzanas verdes y cebollas al cabernet,  maridado con Pasionado Cuatro Cepas 2012.

EL paladar se prepara para los sabores dulces con el cannoli a dos puntas: Nutella y crema de vainilla, trozos de chocolate amargo, cerezas en conserva y la tarta de peras Williams con azúcar integral en masa de arroz y mandioca, nueces acarameladas, helado de crema chantilly y chocolate blanco, los cuales maridan con el espumante Altitud 2013 realizado con método champenoise.

Otra opción es el menú criollo, una plan más relajado con tres pasos con una  propuesta que apela a lo local e inicia con Tomaticán mendocino y tostada crocante con aromas de ajo acompañado del Torrontés 2015; le sigue el Bife de chorizo, manteca de chimichurri, puré de camotes especiado con el Pasionado Cuatro Cepas  2012 y finalmente el tradicional flan casero, dulce de leche tibio y praliné de nueces del Valle con Altitud Chardonay  2012.  

Vivir la experiencia Andeluna, es mucho más que compartir un almuerzo, es entender la esencia de sus vinos y la pasión con la que se elaboran cada uno de los platos teniendo en cuenta siempre a los ingredientes como protagonistas.

Te puede interesar
Vinos

Llega la segunda edición de Mendoza Wine Fair

Vinos

Marketing placebo: El precio del vino incide en la apreciación degustativa

Vinos

Winter Tour 2017 de Bodega Estancia Mendoza, evento del invierno en Las Leñas