Qué es el singani, el destilado boliviano que enamoró a un director de Hollywood

El singani se produce en Bolivia y cuenta con denominación de origen. -Imagen web
El singani se produce en Bolivia y cuenta con denominación de origen. -Imagen web

La bebida espirituosa se produce con uvas de altura y fue declarada patrimonio nacional en el vecino país. Cómo se elabora y cuál es el famoso impulsor de la bebida.

Mucho se ha hablado en Argentina sobre el potencial de las uvas del Noroeste y de los vinos que se producen con ellas. Sin embargo,menos se habla de las uvas que crecen más al Norte, en la ciudad boliviana de Tarija. La Moscatel de Alejandría que se siembra en esa región da origen a la bebida nacional boliviana: el Singani.

Este destilado de uva declarado patrimonio nacional del vecino país cuenta con denominación de origen que limita las zonas donde puede producirse. Los viñedos de altura de donde se sacan las uvas para la destilación están ubicados entre unos 1.800 y 2.200 metros sobre el nivel del mar.

Es esta uva -junto a su suelo y clima tan particular-, la que da origen a un destilado que no necesita guarda para tener personalidad. Se produce dejando fermentar las uvas durante 7 días para luego destilar en alambique, hasta alcanzar unos 70 grados. Las reglas de la DOC permiten la adición de agua para rebajarlo hasta los 40 grados, pero no permiten añadir azúcar.

Un cóctel elaborado con Singani. -Imagen web
Un cóctel elaborado con Singani. -Imagen web

Origen y expansión

Por el fuerte arraigo de la civilización boliviana con lo originario, su bebida nacional no podría tener otras tierras como procedencia. Aunque sería inexacto hablar de fechas, existen registros que rondan en el 1.650 la primera mención a una primitiva destilación de uvas en la zona.

Sin embargo, el origen más extendido y que también justifica el nombre del destilado, se ubica cronológicamente a mediados del siglo XIX, en Potosí, en una finca llamada Singani. De allí su nombre.

Este producto, que en Bolivia se bebe solo o combinado con gaseosa y limón, fue declarado en 2014 Patrimonio Nacional de ese país con la firma del entonces presidente Evo Morales. Es considerada una bebida de culto y su reputación es indiscutible.

Aún así, su eterna deuda pendiente es conquistar los paladares en el extranjero. Una misión que viene cumpliendo desde hace unos 20 años atrás en forma más eficiente, luego de que algunas marcas referentes recibieran reconocimientos en competiciones internacionales.

Sin embargo, un hecho puntual marcó un antes y un después en la misión por explotar la imagen de este destilado en el extranjero. Fue el rodaje de la película norteamericana “Che”, en Bolivia.

La obra que narra hechos inspirados en la vida del guerrillero argentino fue dirigida por el estadounidense Stephen Soderbergh, quién probó el destilado en ese país y se enamoró completamente.

Stephen Soderbergh con botellas de singani de fondo. -Imagen web
Stephen Soderbergh con botellas de singani de fondo. -Imagen web

Él mismo, junto a su poder de convocatoria, impulsó el destilado en el gigante de América del Norte y algunos bares y licorerías, adeptos a las novedades, se hicieron eco. De hecho el director también de otras películas como La Lavandería, Traffic, La Nueva Gran Estafa o Magic Mike; comenzó a importar la bebida.

Marcas como Casa Real, Los Parrales y Tres Estrellas terminaron popularizándose y demuestran en el continente y fuera de él, el amplio patrimonio de bebidas nativas latinoamericanas que conquistan paladares en todo el mundo, como el tequila mexicano, el ron caribeño o el pisco peruano-chileno.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA