¿Te gusta el mojito?: Seis variantes para disfrutar la receta de muchas formas

El Mojito. Un clásico popularizado desde Cuba al mundo.
El Mojito. Un clásico popularizado desde Cuba al mundo.

Si bien ya se trata de un cóctel complejo, el mojito puede sumar aún más sabores y opciones para disfrutar de distintas frutas y destilados. La opción sin alcohol.

Ron, limón y menta, alguno de los ingredientes que no pueden faltar en la clásica receta de un mojito “fundacional”. Sin embargo, con el correr de los años los distintos bartenders fueron encontrando nuevos ingredientes para revitalizar la receta tradicional.

Los cambios en el cóctel caribeño se deben en gran parte a su popularidad. De su Cuba natal comenzó a arraigarse en los Estados Unidos y desde allí en el resto de Latinoamérica. Es lógico pensar que a mayores mentes creativas interactuando con las bondades de este trago, más posibilidades para transformarlo se fueron generando.

A continuación, te dejamos una serie de recetas para disfrutar de este cóctel, de la más cercana a la clásica, con algunas introducciones, hasta la opción sin alcohol.

Receta original del Mojito.
Receta original del Mojito.

Mojito tradicional

Para definir cuáles son las mejores alternativas es bueno saber en qué consiste la receta original. Este cóctel se elabora con una parte y media de ron blanco, otra de hielo picado, una parte de jugo de lima, otra media de agua con gas, almíbar y menta.

Se incluye el almíbar o azúcar junto con el jugo de limón y las hojas en el fondo de un vaso tipo Collins y se machacan las hojas para desprender su aroma. Allí se incluye el hielo y posteriormente el ron. Se completa el vaso con la proporción de soda. Una versión popularmente extendida reemplaza al agua con gas con gaseosa azucarada de lima o limón.

Mojito de ananá

Está receta le da un estilo tropical que permite sumar una fruta muy especial para la coctelería. Sin proporciones fijas, esta versión divide las partes del jugo de lima o limón con jugo de pulpa de ananá y al topping de las hojas de menta se le suman trozos de la misma fruta para darle mayor consistencia.

Mojito de frutillas

Similar a la versión anterior, este fruto del bosque (se pueden incluir otras bayas de esta gama de frutas, como arándanos) puede incluirse en la receta original en trozos o bien puede licuarse para mezclar los ingredientes con la pulpa de las frutas.

El Mojito de frutillas es una buena opción para refrescar el cóctel.
El Mojito de frutillas es una buena opción para refrescar el cóctel.

Vodka mojito

Es conocido que el vodka es un alcohol neutro muy utilizado en la coctelería, precisamente por esta condición. Más allá de que el tradicional mojito sabe a Caribe y no hay destilado más caribeño que el ron, la variante que se ha popularizado en muchos países es precisamente ésta, intercambiando ron por vodka en las mismas medidas. Se pierden algunas expresiones aromáticas y de sabor propias del ron pero se gana influencia de los otros sabores dentro de la receta.

Mojito espumante

Sí bien el mosquito en su receta tradicional ya burbujea por la soda coma hay una versión qué le suma vino espumante al ron reemplazando la soda pero dividiendo las proporciones para darle mayor protagonismo al vino. El resto, son los mismos ingredientes.

Mojito sin alcohol

Para cerrar, existe una opción de mojitos para aquellas personas que no beben alcohol o no puedan hacerlo circunstancialmente, con el objetivo de que nadie se pierda la combinación, a pesar de que se trata del cambio más drástico. En este caso, generalmente, se reemplaza al ron añadiendo más agua con gas.

Vos, cuál opción preferís.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA