Tragos en Mason jars, la moda que pasó sin darnos cuenta

Este martes se celebra el día de estos recipientes. Un recorrido por su surgimiento y la actualidad de su uso en la industria de las bebidas.

Sí, hay un día para todo. Este martes se celebra el de los Mason Jars, estos envases de vidrio con tapa que hace unos años experimentaron un vertiginoso ascenso hacia la fama mundial en el mundo de la coctelería y gastronomía, y que al día de hoy han entrado en desuso.

El surgimiento

Estos recipientes fueron creados por John Landis Mason, quién patentó la idea en 1858. De hecho, la primera inscripción labrada en el vidrio del frasco tenía esa fecha.

El invento fue toda una novedad para la época, teniendo en cuenta que antiguamente los frascos de vidrio se solían sellar con cera. Esta tapa a rosca de metal revolucionó el mercado.

Tras culminar la patente de Mason, comenzó a producirse masivamente para el envasado, por ejemplo, de frutas. Fue en este proceso que las empresas Hero Fruit Jar Company y Consolidated Fruit Jar Company, de los hermanos Ball, las popularizaron.

Con el correr de los años y desarrollo del producto, se consolidó en otras industrias como la coctelería.

Los primeros frascos Mason Jars, con la inscripción de su fundación.
Los primeros frascos Mason Jars, con la inscripción de su fundación.

Tragos en frascos

La moda comenzó como una forma más de encontrar un elemento distintivo asociado a una marca, que la diferencia del resto.

Los frascos comunican informalidad, simpleza, estética, frescura y cercanía. Más si tenemos en cuenta que estos recipientes solían estar inscriptos con frases ocasionalmente motivacionales o humorísticas.

La moda llegó de la mano de los cócteles, principalmente aquellos con características compatibles a las mencionadas anteriormente. Sin embargo, su uso se popularizó tanto que trascendió a las cervezas artesanales.

Hoy esta práctica entró en desuso. Los frascos fueron reemplazados por los vasos tradicionales en un contexto en donde la lata también tiene una nueva revalorización, empujada por tendencias de consumo que apelan más a la individualización y facilidad de consumo como el “ready to drink”.

Otros usos

Más allá de la coctelería, estos recipientes adquirieron prestigio gracias a su masiva presencia en celebraciones, dónde aún tienen diversos usos decorativos, principalmente ligados a la pastelería y confitería.

También son utilizados en otros rubros. Por ejemplo, suelen disponerse como pequeñas macetas o terrarios, como recipientes de cocina, como soporte para velas o hasta alcancías. La abundante lista de ideas creativas que surgen alrededor lo caracteriza como un producto sumamente versátil y que siguen siendo consumidos.

Volviendo a los cócteles, la utilización de los Mason Jars supo ser el factor de innovación de una industria que está permanentemente buscándola. Sin embargo, como toda moda, tuvo su tiempo de auge y pasó.

Quizás, porque la industria misma encontró nuevos atributos que contar, asociados a otros recipientes o porque otros recipientes los representaban mejor. Al final de cuentas, las modas son cíclicas.

Hace unos años y para para festejar el surgimiento de estos recipientes, la empresaria Misty Campbell-Olbert, fundadora de Unboxing the Bizarre, estableció este día que sirve en todo caso como excusa para traer la moda de vuelta y encontrar el cóctel que más se adapte. Y continuar brindando.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA

Tienda de Vinos