Lis Clement: “El vino que trasciende es el que logra contar una historia”

Creatividad y entusiasmo puesto al servicio de la promoción del vino. Lanzó al mercado un vino para aquellos que solo gustan beber vino sin adentrarse en normas, referencias y pre conceptos.

Sebastián Pérez Dacuña
colaborador Especial Guarda 14

Emprendedora y siempre creativa, la comunicadora Lis Clement lo volvió a hacer, como cuando siendo la encargada de comunicación de Wines of Argentina, dio vida al Día Mundial del Malbec, ahora con el nombre de un vino nacido en Santa Rosa al que bautizó como Hollywood -un bag in box de tres litros, que contiene un blend malbec y syrah- patea el tablero y propone la idea de que cualquiera puede disfrutar del vino, aunque no siga los “cánones” impuestos por un mercado que parece adoctrinar al consumidor.

“Es un proyecto que incluye toda la cadena vitivinícola: desde la finca hasta el resultado final, elaborado cuidadosamente y enarbolando bien la bandera de los vinos del Este. Mendoza no es solamente la bodega al pie de la cordillera; son más cosas, más historias. A mí me gusta pinchar y provocar”, expresa orgullosa la directora de la agencia de marketing vitivinícola Foster Newton.

PUBLICIDAD

En esta nota de Guarda 14, Lis avanza sobre algunos conceptos que buscan dar al vino otro contexto, más amigable, más cercano. “Todos pueden convivir en este mundo: los consumidores que buscan involucrarse y aquellos a los que no les interesa más que beber”, indica. Una reflexión que decanta en un solo interrogante: ¿Por qué no disfrutarlo?... si ésa es la cuestión.

-¿Con qué lenguajes comunicar hoy el vino, donde los códigos parecen tan relativos y lo establecido a veces no parece ser tan así?

-Si vamos a la experiencia de Hollywood, quisimos hacer algo que estuviera fuera del molde de cualquier bebida, utilizando códigos que van en contra de los códigos. Por ejemplo, sin logos ni manuales de marca, nos animamos a comunicar por redes sociales con lenguajes nuevos como memes, con un envase novedoso, en el que parece que el vino no se termina nunca, que sólo contiene el nombre y algunos datos del mismo.

Para mí, el vino que trasciende es el que logra contar una historia. Por ahí, ése puede ser uno de los grandes problemas de la industria: encontrar cómo contar esa historia. Ahí tenemos el desafío de innovar siempre como premisa. Pero innovar también se puede hacer desde lo clásico o lo tradicional.

-¿Qué historia debemos contar a los consumidores que están comenzando a entrar al mundo del vino?

-Los informes de consumo dicen que los jóvenes toman otras bebidas porque tienen menos solemnidad; que la botella de vino intimida y que hay un prejuicio que dice que si no sé de vino no puedo beberlo. No hay que hacer sentir al consumidor que la única forma de disfrutar del vino es conociendo del vino. Nuestro desafío es romper esos paradigmas. Está claro que se han hecho esfuerzos institucionales, pero parece haber prevalecido esa barrera de que hay que saber para disfrutar del vino.

Creo que se ha ido sofisticando el lenguaje; de eso no cabe duda. No nos tenemos que quedar con la nostalgia de que se tomaba en el país 90 litros per cápita; era otro el contexto. Se ha trabajado muy bien la comunicación del vino, pero quizá al buscarse vinos más caros el mensaje se fue sofisticando.

-¿Viste que pasaba eso y te animaste con un “vino para todos”?

-Veía una parte de los consumidores a los que no les interesa aprender mucho sobre vino, ni sobre técnica, ni siquiera saber de qué tierra salió o quién es el enólogo. Hay consumidores a los que sólo les gusta el vino y lo quieren tomar. Un poco es el resultado de conjugar a esos consumidores que no les interesa el life style con aquel público que le interesa las propuestas novedosas y con un mensaje nuevo para decir y que tiene mucho que ver con la generación millenials como el segmento hot del momento.

-Hablando sobre el vino en general. ¿Estás viendo una buena comunicación del vino argentino?

-Se está haciendo un buen trabajo con empeño. Por ahí no hay que salir a desesperarse por los resultados ya. El marketing es seducción y persuasión. No vamos a seducir si no tenemos una buena imagen. No basta solamente con una buena botella, una buena etiqueta y el mejor vino. Hace falta la otra parte, el marketing y la comercialización. Creo que los que hoy están apostando al marketing lo están haciendo bien, se la juegan con innovaciones, con buenos productos. Argentina ha crecido mucho en términos de comunicación del vino.

-¿Cuál es el vino que tomás?

-Me gusta mucho el cabernet sauvignon y el merlot. Los elijo más que el malbec. La idea es tomar vino y hacer que la gente tome vino. Toda la industria debería estar contenta de esto. Hoy apuesto al segmento de los que beben sin interesarles conocer, pero está bueno también que el consumidor se enganche, que quieran saber más de vino. Necesitamos de todos para hacer crecer al sector.

 

 

 

 

Perfil

Lis Clement es licenciada en Comunicación y Master of Science in Marketing.

Es directora de Foster Newton, agencia de marketing vitivinícola.

Se desempeñó como gerente de Marketing y Comunicación de Wines of Argentina, donde generó -entre otros proyectos de relevancia- el Malbec World Day (evento celebrado en más de 70 ciudades) e implementó la nueva estrategia de branding y de Social Media de la institución.

Fue senior brand manager para Negocios Internacionales del Grupo Peñaflor.

Trabajó en el área de Marketing y como consultora independiente en comunicación institucional para bodegas Antucura y O. Fournier, entre otras.

En 2007, creó GoWine!, la primera red social argentina dedicada al vino.

Participó en el ámbito académico como profesora del Wine MBA de la Universidad Juan Agustín Maza y del Management

Vitivinícola de ADEN Business School.

Ha dictado charlas y seminarios, siendo también invitada por la Universidad de Kansas como conferencista para clases de grado y de posgrado de dicha institución.

Te puede interesar
Vinos

El singani y los vinos ocuparon primeros planos en el Washington Post

Vinos

Con una edición especial llega la gran Cata de Vinos San Juan

Vinos

Con Eolo como icono, Trivento marca el rumbo del vino argentino