Carmenere, la cepa rescatada del olvido que se celebra junto al vino argentino

Esta es una fecha importante para Chile, un país con tradición vitivinícola en la Región.
Esta es una fecha importante para Chile, un país con tradición vitivinícola en la Región.

El Día Mundial del Carmenere se festeja el mismo día que el vino argentino. Por qué es una fecha importante para la vitivinicultura chilena.

Mientras en nuestro país se celebraba con bombos y platillos el Día del Vino Argentino como Bebida Nacional, del otro lado de la Cordillera de Los Andes y casi como una coincidencia del destino, Chile también tenía su celebración.

El Día Mundial del Carmenere se conmemora cada 24 de noviembre desde el 2014, el mismo día que los argentinos festejamos nuestro vino nacional. El motivo de la fecha chilena tiene una raíz histórica y cultural, e intenta revalorizar una cepa que se creía olvidada y el país potenció.

Es una fecha importante para Chile, un país con tradición vitivinícola en la región ya que revaloriza una cepa producida casi exclusivamente en ese país, que ejerció como salvavidas de un varietal desterrado de Europa y prácticamente olvidado. Hoy por hoy sí bien el Merlot y Cabernet son las cepas tintas que más produce el vecino país, el Carmenere se consolidó como un elemento distintivo de la vitivinicultura chilena.

Historia de la cepa

Está cepa nació en Francia y fue una de las más afectadas por la filoxera, una plaga que atacó a las vides europeas entre 1860 y 1870, especialmente en ese país.

Particularmente el Carmenere no era una cepa sencilla de custodiar. Por este motivo los enólogos, hartos de sus complejidades y empujados por esta plaga, decidieron dejar de cultivarla. Sin embargo, tiempo atrás la habían exportado a otras regiones, como Sudamérica.

Sí bien Chile acogió la cepa, su desarrollo no fue el esperado teniendo en cuenta las complicaciones mencionadas, Por ende, por aquellos tiempos también supo ocupar un lugar marginal en la producción. No fue hasta 100 años después que volvió a hablarse de ella, luego de que sea redescubierta.

Fue en 1994 cuando el ampelógrafo francés Jean Michel Boursiquot pudo determinar que algunos viñedos que se consideraban Merlot, en realidad eran Carmenere. En esos años se tomó la excelente decisión de individualizar y masificar su producción.

El festejo

Fue a partir de este descubrimiento, un 24 de noviembre hace 27 años, que se conmemora en Chile y todo el mundo el Día Mundial del Carmenere, la cepa que logró “renacer” y combatir con resiliencia en el vecino país.

Allí, si bien tiene sus competidoras, es una de las cepas que distinguen y posicionan o ponderan la vitivinicultura chilena en el exterior.

En Argentina son pocas las bodegas que cultivan y producen vinos 100% de este varietal. Un ejemplo es Santa Julia, la cual posee una línea llamada Textual Innovación Extrema y tiene al Carmenere como una opción entre los vinos poco difundidos que ofrece.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA

Tienda de Vinos