Día Mundial del Cóctel: por qué se celebra y cuáles son los mejores recomendados

De todo tipo: el sinfín de recetas de la coctelería se celebra cada 13 de mayo. -Archivo.
De todo tipo: el sinfín de recetas de la coctelería se celebra cada 13 de mayo. -Archivo.

En un repaso por la historia de la coctelería, contamos cómo nació la idea de combinar bebidas alcohólicas y algunas recetas que en la actualidad siguen imponiéndose.

En las barras de cada bar, de cada boliche o a domicilio, los cócteles son protagonistas de un momento placentero, de un encuentro agradable con una copa que un profesional de la mixología puso en nuestras manos.

Sea para preparar un clásico o una propuesta novedosa, todos los sabores y aromas están a disposición para deleitar un paladar y descubrir nuevas combinaciones. Los responsables de esta gran tarea son los bartenders.

El sinfín de ingredientes disponibles obligan a estos profesionales a ser creativos, por lo que su preparación termina siendo una expresión artística. El bartender Mauricio Castillo, de Ámbar Cócteles Móviles, asegura que “un buen cóctel debe tener por sobre todas las cosas armonía y equilibrio. Parafraseando a Pichin Pollicastro -el padre de la coctelería argentina-, el barman es un artista y la coctelería un arte que se nutre de espíritu, sabor, aroma y color”.

Los cócteles son tan importantes para la gastronomía, que se merecían su Día Mundial. En la nota te explicamos por qué se celebra y cuáles son las mejores opciones para rendir homenaje.

El Negroni es uno de esos tragos del momento. -Archivo.
El Negroni es uno de esos tragos del momento. -Archivo.

Un poco de historia

El Día Mundial del Cóctel alude a la primera referencia escrita registrada sobre el término “cocktail”. Fue en una publicación del 1.806 del diario The Balance and Columbian Repository.

Se cree que mucho antes, ya desde el siglo XVI, existía la administración de licores en recetas combinadas y la mezcla de bebidas para obtener un único trago. Así se originaron los cócteles.

Por ejemplo, en las expediciones marítimas a América en las que los marineros combinaban bebidas espirituosas con jugo de limón como herramienta medicinal y “complejo vitamínico”. De hecho, por los fines medicinales le atribuyen el surgimiento de la primera coctelería a los monjes benedictinos.

Gin Tonic, el dueño de la actualidad de la coctelería. -Archivo.
Gin Tonic, el dueño de la actualidad de la coctelería. -Archivo.

Lo cierto es que con el correr de los años fueron tomando notoriedad y atravesando momentos de crisis, como cuando en Estados Unidos se sancionó la Ley Seca (1920). Especialistas de la coctelería aseguran que esta época fue un impulso para la coctelería, ya que por la ilegalidad, los destilados que llegaban no tenían gran sabor y era necesario “cortarlos” con frutas y otros elementos. Además, los barman se exiliaron de Estados Unidos y disiparon la coctelería por todo el mundo.

En la actualidad, miles de recetas se han acumulado y se siguen inventando en un interminable proceso creativo. La coctelería de hoy -por lo menos en Argentina- está marcada por el predominio del Gin Tonic y el Aperol Spritz como la “vedette del verano”, según Mauricio. Para el futuro inmediato, el bartender ve en crecimiento la vuelta de un clásico como el Penicillin.

El bartender Mauricio Castillo. -Foto: Stefano Gavosto.
El bartender Mauricio Castillo. -Foto: Stefano Gavosto.

Los recomendados

El profesional de la coctelería tiene sus cócteles favoritos y quiere compartirlos. Aquí la lista:

  • Cynar Julep: Un trago con ingredientes que se consiguen en cualquier supermercado y no es costoso. Está considerado como el mojito criollo, según el bartender. Incluye soda, Cynar (bitter italiano), pomelo y azúcar.
  • Whisky Sour: la variante de la versión pisco que combina el Whisky, jugo de limón, almíbar y clara de huevo para la espuma.
  • Negroni: “Es intenso y complejo, no es para todos los paladares. Su secreto está en saber refrescar la copa y el vaso mezclador”, asegura Mauricio. Esta receta incluye Campari, ginebra, vermut rojo, piel de naranja y hielo.
  • Tom Collins: “un clásico casi olvidado, pero muy refrescante y aromático”. Incluye gin, jugo de limón, soda, azúcar, hielo y los toppings para decorar.

Además, incluyó uno de su autoría. Se trata de Corazón de Bonarda, que combina vino de Bonarda, licor de chocolate blanco y mermelada de frutos rojos; todo batido. “Nació para impulsar la coctelería con vino y romper el establishment sobre que al vino no se le echa soda ni hielo. La verdad es que salen muy bien y a la gente le gusta. Es ideal como aperitivo o para maridar con postres”.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA

Tienda de Vinos